Café Altura

IMG_9497

Pocas son las bebidas tan apreciadas como una taza de café bien preparada. La mayoría de los que disfrutan de esta infusión, coinciden en que su deleite va más allá de considerarla como una simple bebida estimulante o que les satisface la sed, y aseguran que su exquisito aroma y sabor ofrecen una variada gama de sensaciones que reconfortan el estado físico y espiritual.

El café ha sido descrito como el “combustible intelectual del mundo contemporáneo”; Sin embargo, muchos han sido y continúan siendo los que, por desconocimiento en la mayoría de ocasiones, o desidia en otras, han señalado al café como el causante de trastornos más o menos significativos para la salud humana, No obstante, en los últimos 15-20 años se ha llegado a conclusiones científicas rigurosas que desacreditan estas acusaciones. Los resultados de estos trabajos han aparecido en revistas especializadas y todavía no se han difundido suficientemente entre la comunidad médica y menos aún entre los consumidores. Con la intención de paliar esa falta de información, la prestigiosa Federación Nacional de Cafeteros de Colombia, de quien tomamos referencia, ha publicado una práctica guía, que reproducimos a continuación, con algunas preguntas y sus correspondientes respuestas sobre los efectos del café en el organismo.

Es el único componente del café que provoca efectos fisiológicos importantes. Está presente en el café, el té, el chocolate y en numerosas bebidas endulzadas que no contienen alcohol. El consumo de la cafeína es difícil de evaluar en razón de la multiplicidad de sus fuentes y contenidos variables según las bebidas de donde provenga. La cafeína posee un efecto vasoconstrictor a nivel cerebral, a la inversa de sus efectos vasodilatadores periféricos. Esta propiedad permite explicar la presencia de las cafeínas en un cierto número de especialidades antimigraña. La cafeína tiene también la propiedad de potencializar la acción analgésica de ciertos medicamentos